Una nueva interpretación

La fábrica, la plaza, el barrio o la ruta han sido los lugares centrales de desciframiento del mundo popular. En la historia social y cultural de las clases populares, los espacios concretos del mundo mercantil –ferias, mercados, comercios– carecieron de legitimidad intelectual y política. Las dimensiones políticas y laborales de la vida de estos sectores acapararon toda la atención. ¿Qué pasa, entonces, cuando el mundo popular muestra indicios de la centralidad del consumo, el comercio, el dinero o las finanzas? El argumento que quiero sostener en estas líneas es: la importancia social y cultural de la vida económica de La Salada expresa la necesidad de renovación de los instrumentos con los cuales hemos interpretado el mundo popular.

Veamos cómo la feria de Ing. Budge nos ayuda a replantear nuestra mirada. Más allá de la desmercantilización, La Salada nos empuja a modificar la manera en que hemos tratado la relación entre los sectores populares y el mundo mercantil. Como nos hemos interesado exclusivamente en el rol de las relaciones familiares, barriales o políticas para resolver las necesidades económicas, tenemos poco entrenamiento para plantear preguntas sobre las prácticas mercantiles que enhebran el mundo popular. Por ejemplo, el abandono de la tesis de la desmercantilización nos llevaría a considerar las finanzas de la vida popular, hasta ahora pensadas exclusivamente para las clases acomodadas. Las prácticas financieras (obtener préstamos de dinero de manera formal o informal, endeudarse o sobreendeudarse) son la palanca del consumo popular. La intensidad económica de La Salada es inexplicable sin tomar en cuenta la financiarización de la económica popular.

Más allá de la desmonetización: “La Salada: el país de lo trucho”, se fascinan en titular los diarios y los noticieros. La espectacularización de la ilegalidad económica concentra la atención sobre la feria. Sin embargo, su vitalidad no descansa en ese aspecto que los medios amplifican hasta la deformación. Muy por el contrario: la búsqueda de ganancias no es un dato natural ni es igual en los diferentes sectores sociales. La intensidad económica de La Salada reside en organizar y expresar una legitimidad popular de la ganancia. La mirada jurídica o moral que condena a La Salada niega esta legitimidad. El efecto de esta negación es reforzar la condena de los sectores populares impugnando los medios y las modalidades por los cuales muchos de ellos aspiran a una vida mejor.

El reflejo de esta dimensión en las interpretaciones sobre el mundo popular es crucial. La Salada nos ayuda a prestarle atención a la relación de los sectores populares con el dinero, haciendo añicos la representación desmonetizada dominante sobre ellos e invitándonos a considerar su rol para descifrar el mundo popular. Más allá del barriocentrismo: acostumbrados a focalizarnos en la globalización de bienes y personas de las clases más acomodadas y más preocupados por la inscripción territorial de los pobres, hemos desconectado la economía popular de los flujos transnacionales. Sin embargo, La Salada vuelve a invitarnos a repensar. Los bienes que allí se compran, venden y revenden circulan a través de densas redes comerciales que unen China, Bolivia, Paraguay, Brasil y las localidades más diversas de nuestro país. Esta dinámica lleva a interpretar a la economía popular más allá de su ubicación barrial y marginal. Por lo tanto, La Salada representa menos los signos del atraso económico (informalidad, pobreza, marginalidad) y más los de una economía popular globalizada.

Ariel Wilkis – Originalmente publicado en Revista Ñ – Clarin.

 

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

  • Juan Espinosa Cristia  On January 19, 2012 at 3:16 pm

    Aunque no he visitado nunca la citada feria, me parece muy interesante lo que presentas.
    Podria ser, a mi modo de ver, un ejemplo de lo que las autoras Gibson-Graham han llamado aqui(http://www.communityeconomies.org/site/assets/media/Gibson/Diverse%20Economies%202008.pdf) diverse economies.
    Creo finalmente que el tema que señalas al fin de tu columna -la implicancia global de la red heterogénea donde se construye la Salada- es un punto realmente digno de estudiar en profundidad!

  • Daniel Fri  On January 24, 2012 at 8:26 pm

    Muy bueno! Lei que hace poco salio un libro de un periodista. Que podes recomendar para leer sobre la salada? [Estuve alli hace muchisimos años, cuando todavía no tenía la fama de hoy, y calculo que era bastante más pequeña]

  • arielwilkis76el  On February 2, 2012 at 9:51 pm

    dani, gracias. salieron dos libros: uno de periodismo mas tradicional y otro de cronica, non fiction. abrazo, ariel

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: